Aspidistra: unas hojas grandes, bonitas y pocos cuidados

¡Compártelo!Share on Facebook2Pin on Pinterest1Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Hoy le toca el turno a la aspidistra. Sus hojas verdes y muy brillantes hacen de esta planta una muy común para su cultivo para el interior de la casa. Se trata de un ejemplar muy resistente que podremos cuidar fácilmente. A continuación te contamos cómo cultivarla, regarla, y otros trucos para qué siempre esté sana y preciosa a ojos de los observadores. Una planta originaria del lejano oriente y de china. 

Aspidistra flor de interior

Seguimos recopilando las plantas de interior más resistentes para aquellos que todavía no tienen mucha experiencia en el cultivo o cuidado. O que por otras razones no disponen de todo el tiempo para cuidarlas. Puede llegar a medir hasta 1 metro de alto.

Cuidados y riego de la aspidistra

Por su resistencia puede cultivarse tanto en lugares sombríos como luminosos. No requiere de cuidados ni de luz especial para poder crecer sana.

La temperatura ideal es entre los 15-17º y siempre tenemos que evitar que sufran heladas porque las matarán.

Sus flores, si es que nacen, suelen hacerlo al ras del suelo, por lo que prácticamente son imperceptibles a la vista. El abono sólo será necesario durante el verano. En el resto del año no hará falta.

Es una planta de agradable aspecto, que lo peor que la puede pasar es tener un exceso de agua que pudra sus raíces. Para ello tendremos que tener en cuenta que el riego debe ser moderado y controlar que siempre tenga húmeda la tierra pero sin excesos. Una vez a la semana estará bien, siempre y cuando la tierra la toquemos y esté seca.

Si las hojas se secan o amarillean puede ser debido precisamente a la falta de humedad o a una temperatura excesiva en el interior del hogar. Lo tendremos en cuenta para no ponerla cerca de focos de calor.

Poda y Plagas de la aspidistra

No realizaremos poda cómo tal, pero retiraremos, cómo lo hacemos de forma común con otras plantas similares, aquellas hojas marchitas o feas que no aporten nada a nuestra planta.

Tendremos que tener especial cuidado con la cochinilla algodonosa y la araña roja. Plagas comunes de muchas de nuestras plantas. Ya hemos contado en otra ocasión cómo podemos evitar estas plagas.

Semillas de la aspidistra

Reproduciremos nuestra planta mediante la división. Esta es una manera fácil de conseguir otras plantas nacidas de la nuestra.

¿Te animas a cultivar la aspidistra?

La foto es de rrei320. Gracias. 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.