Cañas de bambú: aires tropicales en el salón

¡Compártelo!Share on Facebook4Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La caña de bambú es una planta tropical. Sin embargo, en los lugares fríos -no tropicales-, se entiende podemos cultivar esta planta en el interior. De forma muy sencilla, puesto que se trata también de una planta muy resistente que aunque no la cuidemos vivirá mucho tiempo antes de marchitarse. Por ello, veamos algunos consejitos y también la manera en la que podemos reproducirla de manera sencilla.

Caña de Bambú para el interior. La caña de bambú es originaria del trópico por eso podemos cultivarla en casa de forma fácil. Apunta estos trucos.

Cuidados y riego del bambú

Se trata de una planta resistente, que aunque la abandonemos un poco durará mucho. Podemos cultivarla tanto en tierra como en agua. Veamos que es lo qué tenemos que hacer en cada caso:

Cultivo de la caña de bambú en agua:

en este caso cambiaremos el agua cada semana. Si vemos que la planta chupa más agua de la qué tiene entonces la cambiaremos cuando sea necesario. Cada dos meses añadiremos abono para mejorar el cultivo de la planta en forma de fertilizante no demasiado agresivo.

Si vemos que el agua está sucia o turbia tendremos que cambiarla puesto que las bacterias que se están formando pueden afectar a la salud de la planta.

Luz siempre indirecta, aunque eso sí, siempre tiene que estar la estancia bien iluminada. Que no necesite el sol directo no significa que no necesite de un lugar iluminado y cálido.

Cultivo de la caña de bambú en maceta con tierra:

El mismo cuidado que se le da al resto de las plantas de interior comunes. Riego moderado, cuándo veamos que las plantas no tengan agua suficiente tras la comprobación.

Poda y plagas

No se poda, a no ser que queramos conseguir esquejes individuales para hacer crecer la planta en otro lugar.

No hay plagas que afecten directamente a esta planta en el interior, pero de todas formas si que tendremos que tener en cuenta algunos puntos para qué no enferme:

Si las hojas se ponen amarillas, quita las hojas enfermas para qué no se enferme, si es el tronco el que cambia de color, córtalo por la parte afecta para poder salvar el resto de la planta. Si las puntas están marrones, es por exceso de fertilizante. No le sigas  vertiendo fertilizante hasta que mejore el color de la planta.

Semillas

La reproducción más común de la caña de bambú es sin duda por esquejes. La forma más sencilla y fácil de cultivar y hacer crecer nuevos brotes de esta especie tropical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.