Sanseviera: lengua de suegra o cola de lagarto

¡Compártelo!Share on Facebook1Pin on Pinterest2Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Otra opción si queremos decorar en el interior de la casa, sería esta planta: la Sanseviera. Está planta, es una de las plantas para el interior más resistentes que podemos encontrar. De hecho en muchos lugares se conoce como indestructible, por su aguante y resistencia. Tienen su origen en Asia y África. Más de 130 especies comprenden su familia. Veamos cuáles son los cuidados de la planta.

Sanseviera o lengua de tigre.

Son cómo ya hemos dicho, muy resistentes, pues soportan la falta de luz, sequías y todo tipo de inclemencias climáticas y habitacionales.

Cuidado y riego de la sanseviera

Ya hemos comentado que se trata de una planta todoterreno, por lo que irá bien tanto en un lugar con mucha luz o con poca. Sin embargo, si la ponemos en un lugar soleado el color de la planta será más bonito y crecerá más saludable.

Aguanta muy bien la humedad o falta de esta en el interior, por lo que a diferencia de otras plantas no debemos mojarla con frecuencia pues resiste muy bien a los lugares secos y húmedos.

Para el riego, necesita mucha menos agua que el resto de las plantas. Por lo que es mejor ponerla en un lugar individual, de esta forma podremos ponerla menos agua que al resto de la plantas. En época invernal, la regaremos una vez al mes, en otoño y primavera cada veinte días y en verano cada quince. Cómo hemos dicho no requiere de grandes cuidados.

Tanto en otoño como en primavera -cada mes- podemos aportar un poco de abono líquido a la tierra para enriquecerla.

Poda y plagas de la sanseviera

Para mantenerla sana es recomendable que la cambiemos de maceta cada 2 años. Haciendo una limpieza en su tierra y saneándola, para evitar enfermedades por bacterias o similares que pueden afectar a la planta.

Las plagas y enfermedades más comunes de la Sanseviera son las cochinilla algodonosa, las podredumbre de su tallo por bacteria o la Antracnosis.

Semillas de la sanseviera

Para su reproducción la mejor manera es mediante la división, dividiendo el tallo con un cuchillo desde la base. Si lo hacemos mediante esquejes estos no prenderán.

NOTA: La foto la hemos visto en el Flikr de Carl Lewis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.